Banca ecuatoriana con buenos indicadores de solvencia y liquidez ¿Qué significa?

Banca ecuatoriana con buenos indicadores de solvencia y liquidez ¿Qué significa?

“La estabilidad financiera, tanto a nivel mundial como nacional, genera empleos y mejora la productividad. Da confianza a las personas para invertir y ahorrar. Los sistemas bancarios y mercados de capital sólidos permiten el flujo eficiente de fondos hacia usos más productivos, ayudan a los Gobiernos a recaudar capital de inversión, mantienen las redes de seguridad financiera y aceleran los pagos de manera segura a través de las fronteras”, dice el portal web del Banco Mundial.

El organismo multilateral señala que la estabilidad financiera se produce, por ejemplo, con buenos indicadores de solvencia y de liquidez.

Para entender la dimensión de las cifras es necesario conocer la definición de los dos indicadores analizados.

Según la Superintendencia de Bancos, la liquidez es la capacidad de poseer dinero en efectivo o activos que se transforman fácilmente en efectivo en el corto plazo. Si hablamos de instituciones financieras, la liquidez se evalúa por la capacidad de atender en el corto plazo, por ejemplo, los requerimientos de efectivo de sus depositantes en el tiempo en que lo soliciten.

Mientras tanto, la solvencia es la capacidad de una persona natural o jurídica para hacer frente a sus obligaciones de pago a medida que éstas llegan a su vencimiento en el largo plazo. En el caso de las instituciones financieras, es la capacidad para atender sus eventualidades y obligaciones -en el corto plazo- sin que se afecte su patrimonio. La solvencia se relaciona con la situación económica de una entidad, a diferencia de la liquidez que se refiere principalmente a la capacidad para el pronto pago, explica la Superintendencia de Bancos.

Estos dos indicadores son clave en la estabilidad bancaria. Según datos de la Superintendencia de Bancos, la liquidez de la banca privada cerró en 25,2% a agosto de 2022. Mientras que la solvencia llegó a 13,6%, superando el requerimiento legal mínimo del 9%.

Las cifras de la Superintendencia de Bancos señalan que la banca privada ecuatoriana mantiene buenos indicadores de liquidez y solvencia, pese al impacto de la pandemia.

Pese a la crisis…

Durante una exposición denominada “Resiliencia del sistema financiero de América Latina durante la pandemia”, el presidente ejecutivo de CAF, Sergio Díaz-Granados, afirmó que esos indicadores estuvieron altos, especialmente porque el crédito en los países del continente “se mantuvo a flote y hubo un inédito rol contracíclico, con cambios regulatorios para renegociar préstamos y programas de garantías soberanas para sectores específicos que contribuyeron con este desempeño”.

Díaz-Granados destacó que la resiliencia “ha sido notoria” y los bancos continúan con liquidez y solvencia a pesar de la crisis sanitaria que desencadenó en problemas económicos.

Los buenos indicadores de solvencia y liquidez en Ecuador consolidan la confianza de los más de 7 millones de clientes del sistema bancario para ahorrar y guardar su dinero con seguridad, y son una muestra de que el sector bancario contribuye a la reactivación productiva y económica del país, pero siempre precautelando los recursos de los depositantes.

Por Wilmer Torres Peña

(más…)
La banca privada ecuatoriana trabaja en la inclusión financiera de las mujeres

La banca privada ecuatoriana trabaja en la inclusión financiera de las mujeres

Durante los últimos años, las transacciones financieras en Ecuador han experimentado una transformación sin precedente, que han permitido la inserción financiera formal, sobre todo, de más mujeres.

Por eso, la banca ecuatoriana continúa desarrollando nuevos servicios, productos y métodos de pago que estén al alcance de todos, además de brindar diferentes canales que permitan realizar transacciones de forma inclusiva y segura.

En un estudio inédito de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) denominado El avance de la banca digital en Ecuador, publicado el 6 de julio de 2022, se establece cómo las mujeres han incrementado el número de transacciones monetarias en los últimos años.

En 2019, las mujeres registraron 191 millones de transacciones, y pese al impacto de la pandemia del coronavirus, este número aumentó en un 52% hasta 2021, al llegar a 290 millones de transacciones.

Uno de los canales principales que usan las mujeres para realizar las transacciones es el CNB, o corresponsales no bancarios, es decir, servicios bancarios prestados por locales comerciales, como tiendas, supermercados y otros.

Por ejemplo, las mujeres millennials (de 26 a 41 años) y las de la generación X (de 42 a 57 años) presentan un incremento en el monto transaccionado por CNB durante 2019 a 2021, de 54% (USD 714 millones) y 25% (USD 252 millones), respectivamente.

Sin embargo, las mujeres de la generación X prefieren el canal Internet para realizar sus transacciones bancarias monetarias, con un crecimiento de 32,8% en 2021.

El estudio determina que las mujeres de la generación X muestran una gran adaptación a transaccionar por Internet, manteniendo, además, el crecimiento a realizar operaciones por canales digitales móviles.

El primer paso de la inclusión financiera

El Grupo Banco Mundial determinó que el primer paso hacia una mayor inclusión financiera es tener una cuenta bancaria porque permite a las personas guardar dinero, y enviar y recibir pagos.

Aunque haya una cuenta bancaria de por medio, estudios internacionales revelan que existen brechas de género en la toma de decisiones financieras.

El estudio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), denominado Capacidades financieras de las mujeres, evidencia las brechas de género existentes en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

Por ejemplo, el estudio de la CAF evidenció que menos mujeres toman personalmente decisiones sobre la gestión de las finanzas, lo que representa una brecha de género de 15 puntos porcentuales:

El 33% de las mujeres afirman que toman las decisiones financieras por cuenta propia, en comparación con el 48% de los hombres.

Además, el 67% de las mujeres requieren de otras personas para decidir sobre las finanzas.

En el caso de Ecuador, el estudio de la CAF afirma que solo el 31% de las mujeres toma decisiones financieras personalmente.

Y eso también se evidencia en el estudio de Asobanca: las mujeres transaccionaron USD 62.803 millones en 2021, un 38% menos que los hombres (USD 86.631 millones).

Las brechas financieras están entre los motivos para que organismos e instituciones internacionales recomienden la educación financiera como punto de partida para reducir la brecha de género.

La Agenda de Trabajo Decente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la educación financiera permitirá que las mujeres logren mejores resultados comerciales, mejor igualdad y más empoderamiento.

(más…)