Millennials y Baby Boomers: ¿cómo pueden afrontar las incertidumbres económicas dos generaciones tan distantes?

prensa

Millennials y Baby Boomers: ¿cómo pueden afrontar las incertidumbres económicas dos generaciones tan distantes?

Prensa > Noticias > Millennials y Baby Boomers: ¿cómo pueden afrontar las incertidumbres económicas dos generaciones tan distantes?

Nos hemos acostumbrado a agruparnos con etiquetas que nos definen de acuerdo con la época en la que nacimos, aunque todavía no haya un consenso total con respecto a los años tope de los relevos generacionales.

Hay por lo menos cinco etiquetas generacionales, pero dos acaparan más atención y generan más análisis, por el protagonismo que han tenido en la economía. Están los baby boomers, que hoy están entre los 60 y 75 años, quienes impulsaron el desarrollo inmobiliario y el crecimiento de las grandes urbes.  Y por otro lado están los millennials, la generación marcada por el desarrollo tecnológico y ávida por la preparación académica.

Agruparnos bajo estas etiquetas generacionales nos ha permitido identificar qué características compartimos y así entender qué experiencias y detalles nos hacen pensar y actuar diferente. Conocernos y reconocernos, además, es útil para hacer frente a los desafíos de la vida; uno de esos desafíos es el manejo de las finanzas personales.

Los millennials

El portal PR Newswire menciona los resultados de un análisis que realizó en 2019 la firma estadounidense especializada en consolidación de deudas Consolidated Credit sobre el endeudamiento de las personas según su generación. El reporte señala que la generación más endeudada es la generación de los millennials.

Estos jóvenes adultos acumulan deudas de consumo con tarjetas de crédito por alrededor de USD 1.500 millones y, además, tienen altas sumas que pagar por préstamos estudiantiles, dice PR Newswire. “Los millennials enfrentan la presión de mimar a sus hijos al tiempo que pagan sus préstamos estudiantiles”, se explica en el reporte. En efecto, una de las características de esta generación es su alto nivel de preparación educativa y su afán por conocer el mundo.

De ahí que para esta generación una de las claves está en prestar más atención a cómo están usando su tarjeta de crédito y en mantener en orden sus finanzas para honrar el préstamo educativo y el resto de compromisos acumulados. Aquí algunos consejos útiles:

  • Si tiene más de una tarjeta de crédito, establezca recordatorios en agenda o celular de las fechas de corte y vencimiento de cada plástico, para evitar caer en mora.
  • Elabore un presupuesto mensual para identificar sus ingresos y gastos permanentes, para que así conozca cuál es su capacidad de endeudamiento con la tarjeta, sin olvidar otras deudas ya adquiridas, por ejemplo, la de su maestría. Los especialistas en educación financiera coinciden en que la capacidad de endeudamiento de una persona debería ser máximo el 40% de los ingresos netos.
  • Lo óptimo es usar el crédito diferido de su tarjeta para aquellos consumos de bienes de larga duración, por ejemplo, el juego de muebles y electrodomésticos para su hogar de recién casado. En cambio, el pago corriente, que no genera interés si se paga a tiempo, es recomendable para aquellos consumos de bienes y servicios de más corto plazo, como por ejemplo, las compras de víveres en el supermercado o el viaje a Galápagos de una semana.
  • Si por la crisis económica llega a tener problemas para pagar las cuotas de su crédito educativo o de su tarjeta de crédito, recuerde que los bancos siempre ofrecen alternativas de alivio a los clientes que atraviesan complicaciones. Consulte sobre las opciones de refinanciamiento y reestructuración de su deuda y evite así caer en mora, pues esto perjudicará su historial y complicará el acceso a futuros créditos.

Los baby boomers

Un reportaje de la BBC los llama la generación más rica, pues lograron comprar casa y criar varios hijos. Además, son la generación que ha logrado ahorrar más.

No obstante, hay incertidumbres que matizan las realidades de los baby boomers que viven en economías menos prósperas.

Esta generación está conformada por personas que están por jubilarse o llevan ya un par de años jubiladas. De ahí que algunas de sus preocupaciones son: ¿me alcanzará el dinero de mi jubilación para tener una vida de calidad? ¿Alcanzará mi jubilación para pagar médicos y tratamientos si me enfermo? ¿Podrá mi hijo pagar su maestría y mantener a mis nietos?

Al ser una generación que ahorró más y tiene más recursos, pueden sentirse atraídos por invertir su dinero para que este genere más ganancias.

Estos son algunos consejos para aquellas personas que están en este segmento:

  • Invertir es sano, pero manténgase alerta y evite caer en posibles estafas que prometen altísimos rendimientos en períodos cortos de tiempo.
  • No invierta en sistemas “novedosos” de inversión si no comprende cómo funcionan, busque asesoría para invertir en entidades formales y reguladas por las autoridades del país.
  • Evite dar clic en ofertas de inversión y negocios llamativos que aparecen en sitios de internet poco seguros o que llegan de correos desconocidos.
  • No apueste todo al mismo caballo; es decir, si ha decidido invertir en una entidad formal y regulada, diversifique los instrumentos en los que va a invertir.
Compartir

Otras noticias