¡Siete formas para comenzar a ahorrar ya!

Un relato de la Biblia cuenta en Génesis cómo el patriarca José gestionó en Egipto el ahorro de provisiones para que el pueblo pudiera hacer frente a una gran hambruna futura. El relato dice que un faraón tuvo un sueño en el que veía vacas flacas comerse a un grupo de vacas gordas y José interpretó que eso era un anuncio de épocas de escasez. De ahí viene el lema que invita a ahorrar para la época de “vacas flacas”.

Lamentablemente, no es común que a la gente se le revele en sueños cuando llegarán las vacas flacas; por ende, quienes ahorran lo hacen porque han cultivado un hábito de previsión, aunque no siempre se ahorra para eventos inesperados, también se ahorra para cumplir metas.  Cualquiera que fuera el caso, ahorrar siempre es una buena idea.

Los depósitos en la banca privada ayudan a ver cómo va el comportamiento de ahorro entre los ecuatorianos, y también reflejan la confianza que generan estas entidades. De acuerdo con los últimos datos de la Superintendencia de Bancos, a junio de 2021 los depósitos en la banca se ubicaron en USD 37.988 millones, es decir, crecieron de 13,3% con respecto al mismo mes del año anterior. El 64% de ese monto corresponde a depósitos de ahorro y a plazo.

Aunque el escenario de incertidumbre que configuró la pandemia pudo despertar conciencias e impulsar a muchos a ahorrar, el país y la región todavía enfrentan desafíos para que la cultura de ahorro se vuelva un hábito arraigado y no sea una decisión del momento.

Verónica Frisancho, economista e investigadora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) menciona varias razones que podrían explicar por qué en América Latina ahorramos menos que en otros países. Entre las posibles causas menciona la baja alfabetización financiera, la falta de confianza en el sistema financiero; e incluso esboza que esto podría tener que ver con factores genéticos y hasta el uso del lenguaje.

Si está decidido a ahorrar, estas sugerencias le servirán:

Modelo 50-30-20

Este es uno de los métodos más conocidos y recomendados por los expertos en finanzas personales, pero requiere constancia y autoevaluación.

Si desea aplicarlo, el primer paso es hacer un presupuesto de ingresos y gastos. Anote sus ingresos y luego proceda a identificar sus gastos, es decir, separe los gastos fijos de los gastos variables o prescindibles.

El modelo indica que debe destinar máximo el 50% de los ingresos a los gastos fijos; es decir, a aquellas necesidades que no puede dejar de pagar, como el arriendo, el agua o la luz.

En tanto, el 30% de sus ingresos puede destinarlo a los gastos variables; es decir, a aquellas cosas que pueden calificarse como “gustos” o deseos. El 20% restante debe destinarlo al ahorro.

Si al hacer su presupuesto identifica que hay gastos que están excediendo estos porcentajes, busque espacios para optimizar el gasto, sobre todo los del rubro variable.

Principio Pareto o Ley 80-20

El principio de Pareto fue descrito por el economista Vilfredo Pareto en 1906. Este establece que el 20% del esfuerzo destinado a una tarea genera un 80% de los resultados. En finanzas personales, el principio ayuda a quienes tienen problemas identificando los tipos de gastos y quizás batallan al aplicar el método 50-30-20. Con el principio Pareto, la persona puede destinar el 80% de sus ingresos a cualquier gasto, solo debe recordar que un 20% de sus ingresos lo debe ahorrar.

Reto de 52 semanas

Este mecanismo le ayudará a ahorrar USD 1.378 en un año. Se conoce como el “reto de las 52 semanas” porque es el número de semanas que tiene un año. Puede empezar en cualquier fecha, pero recuerde, debe hacerlo durante las 52 semanas.

Comenzará este reto guardando USD 1 en la primera semana; en la semana 2 ahorrará USD 2; en la semana 3 tendrá que ahorrar USD 3, y así sucesivamente hasta la última semana, en la que tendrá que guardar USD 52. 

Método Kakebo

Es un método que tiene como objetivo llevar un registro de los gastos fijos y el control de las variables. La idea es anotar cada uno de sus gastos de forma minuciosa, para así fijar metas y lograr ahorrar dinero hasta en un 35%. Requiere disciplina para anotar hasta el más mínimo detalle de los gastos, además, conciencia para darnos cuenta en dónde es que se esconde el dinero o en dónde estamos gastando de más.

Ahorro programado

Recuerde que tener el dinero en la misma cuenta que usa en su día a día puede ser una tentación para gastar el dinero que quería ahorrar.

Una alternativa para usted es el servicio de ahorro programado que ofrecen los bancos del país, así el ente debitará cada mes el monto que usted decida y lo guardará por el tiempo que usted autorice.

Al optar por este mecanismo ganará una tasa de interés, de acuerdo al banco, e incluso puede acceder a premios que suelen ofrecer algunas entidades a manera de incentivo para sus clientes. En los portales web de los bancos encontrará simuladores para que comience a familiarizarse con la dinámica.

Los clásicos sobres

Este método es más útil para quienes están acostumbrados a manejar dinero en efectivo. Consiste en reunir todo el dinero de los ingresos y hacer un presupuesto de los gastos que se tendrán ese mes. Una vez que tenga claro cuánto debe gastar en cada rubro, busque varios sobres y marque cada uno con el gasto destinado a esa necesidad y meta el dinero en cada sobre. De esta manera sabrá cuánto dinero “sobra” fuera de los sobres, y con él que puede comenzar a ahorrar.

El Método Harv Eker

Este mecanismo fue ideado por Harv Eker en su libro ‘Los secretos de la mente millonaria’, en donde propone un sistema de racionalización del gasto con base en porcentajes prefijados de antemano:

  • Para los gastos imprescindibles, como la luz o la comida: 55%
  • Ahorro: 10%
  • Formación continua: 10%
  • Inversiones a largo plazo: 10%
  • Consumo y ocio: 10%
  • Donativos: 5%

No existe una receta perfecta para el ahorro, pues cada persona enfrenta desafíos propios a los que debe hacer frente con sus ingresos y no hay manera de adivinar cuando vendrán los imprevistos. Sin embargo, recuerde que cualquier método de ahorro puede ser eficaz si se compromete a realizarlo con constancia y compromiso.

Categorías: Destacadas

Contenido relacionado.