¿Cuál es la receta del emprendedor ecuatoriano?

*Enrique Guerrero creó Azul Jeans en Quito, hoy tiene cinco locales*

Por: Evelyn Tapia

Como cuando una madre orgullosa habla de un hijo, así habla Marcia Rosero de su negocio de ropa “Novedades Danielita”, ubicado en el sur de Quito. 

Detrás del mostrador cuelgan las prendas de vestir que vende en su local. Allí, Marcia habla de aquella receta para emprender “su negocito”, como le llama ella. “Empecé desde cero, con esfuerzo, dedicación, sacrificio y constancia, eso es lo que más se necesita en la vida”, señala. 

Enrique Guerrero también se delata orgulloso de su emprendimiento. Cuando mira hacia atrás se da cuenta que ha cumplido su sueño: ser su propio jefe. Enrique recuerda que han pasado 20 años desde que él y su familia decidieron comenzar con un local de venta de jeans. Hoy, Azul Jeans cuenta con cinco locales.

Historias como las de Marcia y Enrique abundan en Ecuador, uno de los países de la región con la más alta tasa de emprendimiento. En 2019 Ecuador presentó una Tasa de Actividad Emprendedora Temprana (TEA) de 36,2%; esto significa que alrededor de 3,6 millones de habitantes estuvieron involucrados en la puesta en marcha de un negocio, de acuerdo con el Global Entrepreneurship Monitor Ecuador 2019/2020.

Marcia y Enrique, que contaban con talante y empeño para ir tras sus metas, también reconocen que, para tener éxito con su receta emprendedora requirieron a la banca privada, una aliada que los apoyó con el capital que requerían. 

El microcrédito que recibieron estos emprendedores los conectó con sus metas; en el caso de Enrique, por ejemplo, le ayudó para ampliarse con más locales.

El microcrédito es un ingrediente importante que ha ayudado a incrementar la inclusión financiera en el país e impulsa el crecimiento productivo del país. De acuerdo con los últimos datos de la Superintendencia de Bancos, la cartera de microcrédito fue la que más creció en 2021. La banca privada entregó USD 2.110 millones en nuevos microcréditos entre enero y diciembre de 2021; esto representa un incremento de 63% (USD 812 millones adicionales) frente a igual período de 2020.

¿Qué es un microcrédito? 

Es el crédito que se concede a una persona, empresa o a un grupo de personas con garantía solidaria, siempre y cuando tengan una actividad económica que genere ventas anuales iguales o menores a USD 100.000.

La mayor parte de entidades financieras especializadas en microcrédito no se fondean de los depósitos de sus clientes, como sucede en otro tipo de crédito, sino de aportes exteriores de organismos multilaterales, ya que se ajustan a la naturaleza de los microcréditos.

¿Cuál es el desafío del microcrédito?

Llegar a más clientes de microcrédito requiere de estrategias distintas a las de otro tipo de crédito; por ejemplo, los bancos deben aplicar consultorías muy personalizadas a cada cliente, se trata de un acompañamiento con un asesor de crédito profesional, pero que también sea cercano al cliente, para así guiarlo en el uso de los recursos, ayudarlo en la construcción de su flujo de caja para determinar su capacidad de pago sin comprometer su capacidad de endeudamiento. Además, el personal del ente debe muchas veces trasladarse a zonas periféricas y rurales que demandan más tiempo y recursos.

Así, la banca privada trabaja constantemente para avanzar en la profundización de la bancarización a nivel nacional, aún más en las áreas rurales que representan un segmento importante de demanda de microcrédito. La banca es ese puente que conecta a aquellos emprendedores con esas metas que anhelan.

#ConectandoConTusMetas

Categorías: Análisis Económico y Legal | Destacadas
Etiquetas:

Contenido relacionado.