OPERACIONES ACTIVAS EN LAS ZONAS AFECTADAS POR EL TERREMOTO

prensa

OPERACIONES ACTIVAS EN LAS ZONAS AFECTADAS POR EL TERREMOTO

Prensa > Noticias > OPERACIONES ACTIVAS EN LAS ZONAS AFECTADAS POR EL TERREMOTO

OPERACIONES ACTIVAS EN LAS ZONAS AFECTADAS POR EL TERREMOTO

Por: Dr. Marco Rodríguez*

El fenómeno natural de abril de 2016 modificó sustancialmente la dinámica de las operaciones de crédito en las zonas afectadas. Así, deudores que habían venido cumpliendo sus obligaciones, dadas las circunstancias, debían ahora enfrentar una realidad distinta en sus pagos, hecho que fue entendido por la Banca. Dado este hecho es interesante revisar el marco legal vigente a esa época, en lo que hace referencia a la mora, así como el que con posterioridad fue aprobado por la Asamblea Nacional.

Producida la mora en una operación bancaria hay varias posibles acciones que puede tomar el acreedor. Así por ejemplo, si el contrato lo permite, puede declarar de plazo vencido la operación y demandar judicialmente el pago de todo lo adeudado, acción que evidentemente no es la que inicialmente busca instrumentar la banca, ya que su negocio es la intermediación de recursos –captar de sectores excedentarios para colocar en sectores deficitarios– y no lo es la administración de bienes secuestrados o embargados ni el impulso de juicios, con el consecuente costo que ello implica. De allí que otras acciones como lo son la refinanciación y la reestructuración de créditos suelen con frecuencia ser privilegiados por la Banca ante el riesgo de mora. Todas estas acciones en claro ejercicio de su obligación fundamental que es proteger los recursos de sus depositantes[1].

Las dos acciones antes señaladas tienen en común la posibilidad de que el banco acreedor pueda conjuntamente con el deudor establecer mecanismos que le permitan a este último honrar el préstamo recibido, así también, existe la posibilidad de novar la operación sin tener que llegar a esperar que el deudor caiga en mora.

La Codificación de Resoluciones de la Superintendencia de Bancos y la Junta Bancaria establece las condiciones en que puede operar cada uno de estos mecanismos y lo hace de la siguiente manera:

“Art. 18.- Novación es la operación de crédito a través de la cual se extingue la primitiva obligación con todos los accesorios y nace una nueva, entera y totalmente distinta de la anterior; no obstante, las partes deben acordar mantener los accesorios, lo que se dará en modo expreso. Por accesorios se entenderán las garantías y demás obligaciones que accedan a la obligación principal. (…)”[2].

“Art. 19.- (…) 19.1. Refinanciamiento.- El refinanciamiento procederá cuando la institución del sistema financiero prevea probabilidades para el incumplimiento de la obligación vigente, siempre que el prestatario presente un flujo de caja favorable, genere utilidades o ingreso neto en su actividad productiva o de comercialización, y presente una categoría de riesgo hasta B-2 "Riesgo potencial" en la entidad y en el sistema financiero. (…) 19.2. Reestructuración.- La reestructuración de un crédito podrá darse cuando el deudor original presente fuertes debilidades financieras con un nivel de riesgo superior al potencial, capacidad de pago nula o insuficiente, serios problemas para honrar sus obligaciones; y, cuando se hayan agotado otras alternativas de repago de la obligación crediticia. Será aplicable a aquel deudor que por cualquier causa debidamente justificada y comprobada, ha disminuido su capacidad de pago, más no su voluntad de honrar el crédito recibido. (…)”[3].

Por efecto del terremoto de abril, la Asamblea Nacional aprobó la Ley orgánica de solidaridad y corresponsabilidad ciudadana para la reconstrucción y reactivación de las zonas afectadas por el terremoto de 16 de abril de 2016 [4], cuerpo legal que, en lo que atañe a las medidas que debía tomar el sistema financiero a favor de los clientes del sistema financiero ubicados en las zonas afectadas por tal fenómeno natural, dispuso algunas de las acciones que la banca privada había anunciado unilateralmente que ejecutaría, así la Ley ordenó:

  1. Diferir al final del período originalmente pactado los pagos y cuotas de capital e intereses que correspondan a los meses de abril, mayo y junio del 2016 por concepto de obligaciones financieras que hayan sido contraídas en el sistema financiero nacional por personas naturales o jurídicas, registradas en la respectiva entidad financiera en las zonas afectadas.
  2. No reportar en el registro de datos crediticios / Buró de Crédito, las operaciones de crédito vigentes registradas en la respectiva entidad financiera en las zonas afectadas, en todos los segmentos, durante el período señalado en el número anterior.
  3. Posteriormente al período de diferimiento, se estableció la posibilidad de que la entidad financiera mantenga, refinancie, reestructure o condone intereses y/o capital de las operaciones.
  4. Que no se computarán ni reportarán los cheques protestados girados por las personas naturales o jurídicas registradas en las zonas afectadas desde el 16 de abril al 4 de mayo de 2016.

Cada banco tomó las acciones que consideró más beneficiosas conjuntamente con sus clientes, sin embargo, el marco legal vigente no cubrió la totalidad de posibilidades que se presentan ya en el día a día de la operación bancaria. Así por ejemplo, no se ha establecido exención o disminución alguna respecto del pago de la tarifa de la contribución para la lucha contra el cáncer para el caso de las novaciones, refinanciamiento o reestructuración de créditos en las zonas afectadas, como tampoco se ha modificado el régimen de provisiones que deberán constituir las instituciones financieras en el caso de reestructuraciones, así como el tratamiento a la calificación de riesgo de los deudores cuyas operaciones deban ser reestructuradas o los mecanismos para mitigar el impacto en las entidades financieras debido al incremento de mora y el requerimiento de mayores provisiones por tal efecto.

 

*Asesor Legal de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador

 

[1] Art. 308 de la Constitución de la República.

[2] Resolución No. 209-2016-F dictada por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera.

[3] Resolución No. 209-2016-F dictada por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera.

[4] Publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 759 de 20 de mayo de 2016.

Compartir

Otras noticias